¿ES POSIBLE PENSAR EN UN GOBIERNO QUE FUNCIONE COMO UNA EMPRESA?

El gobierno es aquel ente gubernamental que regula las gestiones y políticas públicas para toda una nación, para así brindar un ambiente de bienestar general a todo el país que tiene a su cago. Este debe basarse en un marco jurídico legal, para que de ese modo se muestre neutral con la sociedad, sin importar las diferencias que existen entre los grupos. 


Por estas razones el gobierno debe ser creativo para y formularse como un gobierno empresarial; ya que como sabemos una empresa a pesar de estar fragmentada en diferentes oficinas, trabajan en equipo con el fin de obtener mayores riquezas mediante lo mejor para sus clientes. Tales principios aplican en el sector público, ya que como tal, somos clientes del Estado ya que compramos sus servicios (en el caso costarricense tenemos el agua, la electricidad, los seguros, entre otros) por esta razón se debe “generar cambios en la innovación empresarial para crear nuevos productos, métodos de producción y mercados” ; ya que una empresa esta en constante cambio y regeneración y es por eso que lo planten estos autores con la reinvención del gobierno, que es necesario que este brinde servicios de calidad para lo población, y que estos productos sufran cambios para mejor y ser más atractivos y dinámicos para sus compradores. 

Este modelo se rige de diez reglas fundamentales para convertir al gobierno en modo operandi de empresa, estos son: catalizador, competitivo, inspirado en misiones, orientado en resultados, orientado hacia los clientes, empresarial, descentralizado, comunitario, previsor y orientado al mercado. Es clave analizar estos tipos de gobierno, en el caso de “el gobierno catalizador (…) que es el proveedor de servicios, en uno facilitador, promotor, coordinador, que armonice y active las iniciativas de los sectores privados, comunitarios y otras organizaciones no gubernamentales para la búsqueda de soluciones a los problemas de la sociedad” ; en este sentido es importante ver que por las diferencias ideológicas tanto del sector privado como público, no permite que estos formen alianzas entre sí y estás son de suma importancia, ya que como lo plantean los autores, para resolver problemas sociales que afectaran de alguna manera a todos, es necesario que estén unidos para formular soluciones concisas; así mismo el gobierno debe preocuparse por su ciudadanía y facilitarle el acceso a los recursos del Estado y en muchas ocasiones sucede, que por tanto papeleo que exigen las personas se privan de esos beneficios que nos brinda el mismo, o de otra manera solo mediante argolla o corrupción se puede acceder a estos servicios. 

Otro tipo de gobierno, que en mi opinión, merece ejecutarse es “Un gobierno inspirado por misiones dirige su trabajo hacia los propósitos fundamentales de la sociedad”, pero como suele suceder muchas empresas estatales pierden su norte (su objetivo) y por lo tanto no pueden plantear una misión concisa, por lo que no se pueden trazar estrategias para suministrar mejoras en las comunidades. El más importante es el Gobierno orientado hacia los clientes, ya que como mencione anteriormente, nosotros somos los compradores de los servicios públicos y como tal “la mejor forma para obtener calidad es logrando satisfacer las necesidades o deseos del cliente (…) se explican técnicas que pueden utilizarse para “escuchar la voz del cliente”. Como se menciona, atender de forma adecuada y evaluando las necesidades del pueblo, mediante otros funcionarios que están cerca del pueblo, es pensar en el bienestar general; para ello deben ser más eficaces y eficientes a la hora de poner en práctica las gestiones públicas orientadas a los ciudadanos. 

En resumen con estos puntos expuestos, los diez tipos de gobierno se aplican de cierta manera en la actualidad, pero de una manera muy lejana solo respondiendo a los intereses de los más poderosos. Esto viene a plantearnos la otra pregunta que debemos responder: 

¿Qué desafíos encontramos frente a los cambios sociales actuales? 

Una de las razones por las que estos tipos de gobierno no funcionan al cien por ciento debido a los drásticos cambios que se generan constantemente en la sociedad. Por lo que un estado de derechos es vital así como lo plantea ODonell porque este se basa en la Democracia, en defender las libertades políticas y las garantías sociales, los derechos civiles y establecer responsabilidades para apegarse a las leyes.

El gobierno al no poder renunciar a ser un Estado de Derecho se enfrenta a problemas que lo imposibilitan en trabajar con estrategias empresariales. Tales como los defectos de las leyes y su aplicación, en este sentido sucede que muchas de las leyes se crearon para sociedades distintas a la de hora, ya que estas evolucionan rápidamente conforme a sus necesidades; es por esto que muchas leyes se encuentran obsoletas y cuando toman la iniciativa de cambiarlas, la mano dura se queda en las palabras (como el caso de la Ley de Tránsito CR.). A la vez al existir tanta corrupción no todos pasan por los mismos procesos, y los más necesitados siempre encuentran trabas para dirigirse al sistema, en esto concuerdan ODonell y Osbourne que el acceso al poder y a los servicios es fundamentalmente para todos los ciudadanos ya sea que tengan dinero o no, ya que pone en evidencia, dos grandes desafíos más: la ilegalidad y la pobreza. 

La imparcialidad, provoca ciertos roces entre las clases poderosas y los más limitados; suscitando pobreza por las grandes diferencias sociales, esto por motivo de la corrupción. Ante esto el estado debe mostrarse con espíritu de responsabilidad para actuar conforme a ley y brindar según el bienestar de cada cual. 

En síntesis un gobierno si puede reinventarse como una empresa, pero antes de eso, debe atender a los mandatos que le manifiesta un estado de derecho que tiene responsabilidades con su pueblo y de velar por sus garantías, para que de esta manera su misión este ante un panorama más claro, tal como se lo exigen las empresas. Así como lo plantea ODonell “el estado democrático de derecho no ha sido logrado por ningún país (…) ya que el cambio social y la propia adquisición de nuevos derechos suscitan nuevas demandas y aspiraciones”; pero no quiere decir que sea imposible de cumplir ya que nosotros como ciudadanos podemos dar nuestro aporte cumpliendo con nuestras obligaciones, para facilitarles la resolución de algunos de estos desafíos. De manera que el gobierno debe comprometerse en aplicar estrategias más claras para ganar dinero y con este, invertirlo en la sociedad para disminuir muchos de los problemas que van en aumento.

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a nuestro EAP+Blog, te solicitamos de la manera más amable que cuides la forma en la que respondes a los artículos de nuestras y nuestros estudiantes.