RETOS DEL ESTADO CONTEMPORÁNEO


El siguiente ensayo intenta reconocer dos retos importantes que enfrenta el Estado contemporáneo, además de algunas posibles soluciones, tomando en cuenta su dependencia hacia los mercados dominantes. 


El primero de los retos es la necesidad de reconstruir la relación entre mercado – sociedad con base en la intervención del Estado, el cual debe proporcionar limites para lograr el equilibrio ideal. El segundo reto que se busca plantear es la correcta dirección en la que se debe reinventar el Estado si se quiere rescatar del “coma” profundo que lectura Estado Solidario.

Entonces para debatir el primer reto se debe contestar a la interrogante, ¿Qué es mercado? Para el monetarismo mercado es  “una forma no coercitiva de organización basada en transacciones bilateralmente voluntarias y que tienen lugar entre sujetos igualmente informados y similarmente incapaces de controlar los precios de los distintos bienes y servicios” (Boron, 2003, pág. 120). Como se denota anteriormente, la relación Mercado - Sociedad, es una reciprocidad en la cual se supone sus participantes se encuentran totalmente informados; lo que es decir, preparados para funcionar dentro de ese sistema de transacciones. Existen otros tipos de relaciones entre estos dos elementos, sin embargo para nuestro interés nos fijaremos en la relación que funciona sobre los términos oferta y demanda.

En términos generales la oferta se refiere a la cantidad de productos y servicios que el mercado tiene para ofrecerle a una sociedad, demanda es el interés y la adquisición de esos productos. En esta relación que existe entre mercado y sociedad se determina en gran manera a razón de la participación voluntaria de ellos mismos, sin que sea necesaria la intervención del Estado, para que se establezca.

La sociedad requiere del mercado para cubrir sus necesidades y el mercado requiere de la sociedad porque en primer lugar es cliente meta, pero a la vez también la requiere para la elaboración de esos mismos servicios.

Sin embargo, esa relación en la vida real no funciona de esa forma armoniosa. En la mayor parte los beneficios son mayores para el mercado que para la sociedad. Esta última aunque recibe beneficios como variedad de bienes para su consumo y una más amplia oferta de empleo, también recibe las desventajas del sistema liberal.  
Este mercado liberal tiene un solo objetivo: producir al menor costo. Esto se traduce en situaciones deprimentes en el ámbito laboral que se ofrece a los trabajadores, bajos salarios y anulación de los derechos laborales. Lamentablemente en la actualidad esto se convierten muchas veces en la única opción de poseer ingresos para muchas familias.

Esto mismo funciona como una cadena, porque esos bajos salarios y a la vez altos precios en los productos y servicios que ofertan, dan como resultado un “capitalismo salvaje”, el cual acrecienta cada vez más la ya gran brecha de desigualdad económica en la sociedad. 

Se tiene que todo lo anterior surge a raíz de la teoría del conocido “efecto derrame”. El cual según el mercado liberal, en algún momento la riqueza acumula por los ricos se descargaría sobre los hogares de los más pobres. Lamentablemente la experiencia lleva a comprobar la ineficacia de dicha teoría.  

A razón de todo lo comentado anteriormente este se constituye el primer reto del Estado contemporáneo. Debido a la urgencia de la intervención del Estado en las prácticas del mercado para con la sociedad.

El Estado es el único que tiene la capacidad de establecer los límites que corresponden en las funciones cada uno de esos actores. En un Estado de bienestar, una de las funciones importantes en esta dirección, es obligar al mercado a cumplir con ciertas medidas que le permitan a la sociedad una participación equitativa, un ejemplo claro de esto es la regulación en los precios principalmente los servicios básicos que requiere la sociedad.

Otra función no menos importante es la de fiscalizar, de modo más competente, el cumplimiento de los derechos de esa parte tan importante de la sociedad, que es la que permite con su trabajo la realidad de esos servicios.

Sin la intervención del Estado, la sociedad se convierte en una “sociedad de mercado” en la que según Boron, los derechos de los ciudadanos se determinan desde una lógica mercantil (2003, pág. 28).

Sin embargo, en todo esto se debe reconocer la presión que producen las políticas neoliberales en el crecimiento económico de un Estado, como los son muchas veces las condiciones impuestas por entes internacionales, que no son otra cosa sino que limitaciones en cuanto a las funciones en el ejercicio del poder, a cambio de algo que este haya solicitado a esos entes. Además se adhiere a esto el tema de la globalización que prácticamente obliga a los Estados a aceptar esas circunstancias con tal de no quedar fuera del sistema. Todo esto funciona en fin de colocar “objetivamente al Estado y a la sociedad como rehenes del mercado” (Boron, 2003, pág. 28)

El segundo reto propuesto en este escrito, es el tema de reinventar el Estado en favor de volver la cara nuevamente a las necesidades de la sociedad. Según la lectura de Santana y Negrón, se proponen los problemas que surgen en el interés de cambiar y mejorar en la forma de concretar las funciones del gobierno que propone la lectura “Reinventing Goberment” de David Osborne y Ted Gaebler. Esta idea tiene como objetivo afinar los medios para mejorar la operación de las instituciones, erradicando la burocracia, que ya no se adapta a la sociedad actual (Santana & Negrón, 1996).

El “Reinventing Goberment” propone un gobierno con características de competitividad en cuanto al mercado, un gobierno orientado a resultados. Busca eliminar de alguna forma las burocracias e intenta imitar el sistema de las empresas privadas, a manera de que este se interese no solo en invertir recursos sino también en ganar. Propone además un gobierno descentralizado en el cual se reduzcan las jerarquías burocráticas, entre otras características (Santana & Negrón, 1996)

Sin embargo, los autores de este artículo proponen nuevas formas de actuar, sin tomar en cuenta la realidad legal y social sobre la que el gobierno se apoya para ejercer sus funciones. De manera que esto particularmente fue lo que impidió que en algún momento se intentara llevar a cabo las recomendaciones del “Reinventing Goberment”, ya que la mayor parte de sus propuestas se basan en que debe existir faltas a la ley para encaminarse en ese sentido, entre otras limitaciones.

La lectura Estado Solidario, propone reforzar el Estado solidario para dirigirlo al desarrollo de la sociedad. Proponiendo que contenga las siguientes características estratégicas: Estado rector, custodio, regulador, productor, generador, creador y emprendedor, todo esto posibilidades de desarrollo (Cubillo, Carranza, & Román, 2007)

Se formulan en ese sentido muchas ideas en pro de un Estado de bienestar legítimo, lo que convierte en un reto del Estado contemporáneo lograr que se actualice la estructura del gobierno actual que impide en tanto el avance del Estado y más bien contribuye a su deterioro pero siempre bajo términos legales.

Entonces, en conclusión, se puede afirmar que los retos propuestos son de gran importancia en el ejercicio de poder en la actualidad. En cuanto a la relación mercado – sociedad, es indispensable un control en busca de equidad aunque así no lo prefieran las políticas neoliberales. Ya que como se dijo anteriormente la sociedad que compone ese mercado es el primero de los más des privilegiado del sistema, ya que el segundo lo protagoniza el mismo Estado, debido a la reducción gradual de sus funciones, que contribuye cada vez más  a su desaparición.  El Estado debe seguir firme en cuanto a sus políticas de bien social, para luchar contra el gigante liberal que quiere acabarlo.

Por otra parte, pero siempre en relación con lo anterior, es de gran importancia de trabajar por un Estado de bienestar, que como su nombre lo indica trabaja en pro de la sociedad. Por lo que poner límites al mercado, es luchar del lado de la sociedad.

Pero ese, sin embargo, es el verdadero reto lograr un Estado benefactor. A razón de esto surge la importancia de establecer un medio para que la participación ciudadana sea más tangible, ¿Por qué de que sirve que la sociedad civil participe en la lucha en pro de sus derechos y  en pro de mantener al Estado de pie, si realmente su opinión no es escuchada?

Referencias

Boron, A. (2003). Estado, capitalismo y democracia en America Latina. Buenos Aires, Argentina : Colección Secretaria Ejecutiva, Consejo Latinoamericano de las Ciencias Sociales.
Boron, A. (2003). Estado, capitalismo y democracia en America Latina. Buenos Aires, Argentina. : Coleccion Secretaria Ejecutiva, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. .
Cubillo, M., Carranza, C., & Román, L. (2007). Estado Solidario. (págs. 6-27). San José, Costa Rica: CICAP/UCR .

Santana, L., & Negrón, M. (1996). "Reinventing Goverment": nueva retórica, viejos problemas. Revista del CLAD Reforma y Democracia. .

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido a nuestro EAP+Blog, te solicitamos de la manera más amable que cuides la forma en la que respondes a los artículos de nuestras y nuestros estudiantes.